¿Cómo son las mejores bodegas de vino en Uruguay?

Uruguay tiene una producción vitivinícola maravillosa, sus vinos son uno de sus emblemas y su nivel de calidad es conocido fuera de sus fronteras, los vinos uruguayos son apreciados en todo el mundo.

De hecho, esta producción representa toda una tradición y nace en cada una de sus bodegas, las cuales son el centro de la cultura vinícola. Resulta sumamente interesante conocer sus inicios, en qué consisten y que las identifica, pues es allí donde nace uno de los tesoros uruguayos más importantes.

Inicios de las mejores bodegas en Uruguay

Las bodegas de vinos charrúas surgieron en gran parte, gracias a los inmigrantes europeos en el siglo XIX, específicamente durante su segunda década. Estos inmigrantes provenían de países como España, Francia e Italia con conocimientos de la producción de vinos, así que hicieron uso de su experiencia en suelo charrúa aprovechando los favores que su tierra fértil les daba, fundando así las bodegas, muchas de ellas aun en pie en la actualidad.

En este sentido, las mejores bodegas en Uruguay han pasado como una importante herencia de generación en generación y aunque con raíces de la tradición europea, en la actualidad representan parte la cultura propia de los uruguayos.

Por supuesto muchas de ellas mantienen los procesos artesanales de producción, pero de la mano de otros procedimientos avanzados producto de la tecnología, se trata de una mezcla del pasado y el presente.

¿Qué identifica a las mejores bodegas de vino en Uruguay?

Cada una de las bodegas de vinos uruguayas es una empresa y al mismo tiempo, un escenario de la cultura del país, cada una cuenta con un conjunto de rasgos distintos, pero hay algunos elementos que son comunes a todos, por ejemplo:

● Viñedos: cuentan con viñedos de gran tamaño, los cuales conforman parques espectaculares, sitios donde la belleza natural tiene el protagonismo. Como si fuera poco, dentro de ellos es posible encontrar varias con diferentes rasgos entre sí, es decir, suelos y microclimas diferentes entre sí, que les permiten la producción de vinos diversos.

● Variedad de vinos: cada una de estas bodegas produce diferentes tipos de vinos, varias líneas les identifican pero siempre con un alto nivel de calidad.

● Instalaciones únicas: las bodegas uruguayas no cuentan solo con viñedos espectaculares, también son dueñas de instalaciones magníficas, tanto en sus áreas de producción, como otros espacios entre ellos salones de eventos, restaurantes y salas para múltiples usos, por ejemplo muchas resaltan por su arquitectura colonial, mientras que otros tienen diseños arquitectónicos modernos.

● Premios: las bodegas uruguayas gracias al nivel de calidad de sus vinos, han recibido distintos premios y reconocimientos a nivel internacional, perteneciendo a los tops y rankings más importantes del sector.

● Propuesta turística: las bodegas de vinos en Uruguay han ido mucho más allá, apostando por su cultura y el turismo, cuentan con estupendas propuestas que dan a conocer lo que representa el vino uruguayo, comenzando por los recorridos guiados por sus instalaciones, hasta la cata de sus vinos, degustaciones gastronómicas y otras actividades como exposiciones, paseos, clases de cocina, entre otros.

Otras empresas para conocer