146 millones en “B” obtenidos por Nueva Rumasa no declarados a Hacienda

El Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, el conglomerado de empresas encargado de investigar las 13 emisiones de pagarés que afectan a 4.110 inversores, a las que destinaron 337,37 millones.

A pesar de esto, tanto Jerez de la Frontera (Cádiz) como Madrid, hacen sospechar la posibilidad de ciertas entregas de dinero en efectivo o en “B”, que no fueron declaradas debidamente ante la Hacienda Pública.

Tras la investigación policial, 716 nombres de diferentes “clientes” o inversores, y efectivo líquido invertido, ascendería a 146,63 millones.

Las empresas de Nueva Rumasa, en su mayoría son propiedad de compañías fiscales domiciliadas en el paraíso fiscal de Belice, que controla la familia Ruiz-Mateos. Junto a Belice se encuentran actividades empresariales como Panamá, Islas Vírgenes y Antillas Holandesas, Andorra o Suiza.

La familia Ruiz-Mateos ideó la emisión de pagarés para solventar la falta de liquidez. Debido a la gran demanda que eso generó y conociendo la complicada situación de sus sociedades que tendrían en un futuro.

Bardajera, gestores de Nueva Rumas recibió hasta el 15 de abril de 2011 más de 673 millones de euros del resto de sociedades del conglomerado empresarial, de donde se sacó 78 millones de euros de los que se desconoce su destino final.

Han recurrido a Ángel de Cabo Sanz, propietario de una empresa especializada en reflotar sociedades en situación de crisis.

Otras empresas para conocer